mariana 4 cuba

Posts Tagged ‘cia


Los ataques de drones de la CIA forman parte de nuevo manual de contraterrorismo | Cubadebate.

 

Los ataques de drones de la CIA forman parte de nuevo manual de contraterrorismo

31 enero 2013 3 Comentarios
Portaaviones Carl Vinson

Portaaviones Carl Vinson

Greg Miller, Ellen Nakashima y Karen DeYoung
The Washington Post

Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens

El gobierno de Obama está cerca de completar un detallado manual de contraterrorismo para establecer reglas claras en las operaciones de asesinatos selectivos, pero deja abierta una importante dispensa a la campaña de ataques de aviones no tripulados (drones) de la CIA en Pakistán, dijeron funcionarios estadounidenses.

La exención permitiría que la CIA siguiera atacando objetivos de al Qaida y de los talibanes durante un año o más antes de que la agencia se vea obligada a cumplir reglas más estrictas descritas en un documento clasificado que ha sido descrito por los funcionarios como un “libro de jugadas” de contraterrorismo.

El documento, que se espera que se someta al presidente Obama para su aprobación definitiva dentro de algunas semanas, marca la culminación de un esfuerzo de un año de la Casa Blanca para codificar sus políticas de contraterrorismo y crear una guía de operaciones letales durante el segundo período de Obama.

Un alto funcionario estadounidense involucrado en la redacción del documento dijo que algunos temas siguen sin resolver, pero los describió como menores. El alto funcionario dijo que el ‘libro de jugadas’ “estará completo dentro de poco”

La adopción de una guía formal para los asesinatos selectivos marca un hito significativo –e incómodo para algunos–: la institucionalización de una práctica que habría parecido un anatema a muchos antes de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.

Entre los temas del “libro de jugadas” está el proceso para agregar nombres a las listas de asesinatos, los principios legales que rigen cuando los ciudadanos de EE.UU. pueden ser atacados en el extranjero y la secuencia de aprobaciones requerida cuando la CIA o los militares de EE.UU. realizan ataques de drones fuera de las zonas de guerra.

Los funcionarios estadounidenses dijeron que el esfuerzo para redactar el “libro de jugadas” fue casi desbaratado a fines del año pasado por desacuerdos entre el Departamento de Estado, la CIA y el Pentágono sobre los criterios a utilizar en ataques letales y otros temas. El hecho de que se otorgara una exención temporal a la CIA para sus operaciones paquistaníes se describió como un compromiso que permitió a los funcionarios que siguieran adelante con otras partes del manual.

La decisión de permitir que los ataques de la CIA continuaran fue impulsada en parte por la preocupación de que el plazo para debilitar a al Qaida y los talibanes en Pakistán se está terminando, con los planes de sacar la mayor parte de las tropas estadounidenses del vecino Afganistán en los próximos dos años. Los drones de la CIA vuelan desde las bases de Afganistán.

“Existe un sentido de que hay que acelerar ahora, especialmente a la vista de la inminente retirada”, dijo un exfuncionario de EE.UU. involucrado en las discusiones del “libro de jugadas”. Se espera que la excepción para la CIA sea efectiva durante “menos de dos años pero más de uno”, dijo el exfuncionario, aunque señaló que cualquier decisión de terminar la exención “indudablemente se basará en los hechos sobre el terreno”.

El exfuncionario y otros funcionarios, actuales y antiguos, entrevistados para este artículo, hablaron bajo condición de anonimato, porque se trataba de asuntos confidenciales.

El equipo nacional de seguridad de Obama aceptó el compromiso con la CIA a fines del pasado mes en una reunión del “comité de apoderados”, que incluía a altos funcionarios de la seguridad nacional, dirigido por el consejero de contraterrorismo de la Casa Blanca, John O. Brennan, quien posteriormente fue nombrado director de la CIA.

Los funcionarios de la Casa Blanca dijeron que el comité volverá a revisar el documento antes de presentarlo al presidente. Subrayaron que no entrará en vigor hasta que Obama lo haya firmado. La CIA rechazó los pedidos de comentarios.

El resultado refleja las dificultades del gobierno en la resolución de un conflicto fundamental de su enfoque del contraterrorismo. Altos funcionarios del gobierno han expresado su malestar ante la escala y autonomía de la misión letal de la CIA en Pakistán. Pero se han mostrado renuentes a alterar las reglas debido a los resultados de la campaña de drones.

El esfuerzo para crear un “libro de jugadas” fue revelado el año pasado por The Washington Post. El objetivo de Brennan al desarrollarlo, dijeron los funcionarios entonces, era imponer controles más consistentes y rigurosos sobre programas de contraterrorismo en gran parte ad hoc después de los ataques del 11 de septiembre.

Los críticos ven el manual como símbolo de la medida en la cual se ha institucionalizado el programa de asesinatos selectivos, parte de un aparato montado por el gobierno de Obama para mantener una guerra al parecer permanente.

El manual es “un paso exactamente en la dirección equivocada, una mayor burocratización del programa paramilitar de asesinatos de la CIA” por sobre las objeciones legales y morales de los grupos por las libertades civiles, dijo Hina Shamsi, directora del Proyecto de Seguridad Nacional de la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles.

Algunos funcionarios del gobierno también han expresado su preocupación por la duración de la campaña de drones, que se ha amplicado de Pakistán a Yemen y Somalia, donde involucra ataques de la CIA y militares. En un reciente discurso antes de renunciar como abogado general del Pentágono, Jeh Johnson advirtió de que “no debemos aceptar el actual conflicto y todo lo que involucra, como “la nueva norma”.

Las discusiones en relación con el desarrollo del “libro de jugadas” se concentraron en consideraciones prácticas, dijeron los funcionarios. Uno de los principales puntos de discordia, dijeron, fue el tema de los “ataques por firma”.

El término se refiere a la práctica de la CIA de aprobar ataques en Pakistán sobre la base de conducta sospechosa –transporte de almacenamiento de armas, por ejemplo– incluso cuando la agencia no tiene información evidente de las identidades de los objetivos.

Los funcionarios de la CIA han atribuido este procedimiento al éxito en el exterminio de los altos dirigentes de al Qaida en ese país, que paradójicamente dio como resultado la muerte de agentes terroristas más altos que los ataques efectuados cuando la agencia conocía por adelantado la identidad y ubicación de un objetivo.

Los “ataques por firma” contribuyeron a un aumento en la campaña de drones en 2010, cuando la agencia realizó una cantidad récord de 117 ataques en Pakistán. El ritmo de los ataques se redujo poco a poco durante los últimos dos años antes de acelerar de nuevo en las semanas recientes.

A pesar de las afirmaciones de la CIA de la efectividad de los “ataques por firma”, Obama no ha otorgado una autoridad similar a la CIA o a los militares en Yemen, Somalia u otros países patrullados por drones armados estadounidenses. La limitación no ha aplacado a algunos críticos, quienes dicen que el secreto que rodea los ataques en Yemen y Somalia significa que no hay forma de evaluar a quién están asesinando.

En Yemen, dijeron los funcionarios, los ataques solo se han permitido cuando la información indica una amenaza específica para los estadounidenses. Eso podría incluir a “individuos que están involucrados personalmente en el intento de asesinar a estadounidenses”, dijo un alto funcionario del gobierno, o “información de que… [por ejemplo] un camión se ha configurado para atacar nuestra embajada en Sanaa.”

El “libro de jugadas” ha adoptado ese estándar más ajustado e impone otras reglas más estrictas. Entre ellas hay requerimientos de aprobación por la Casa Blanca de ataques de drones y la participación de múltiples agencias –incluido el Departamento de Estado– en la identificación de nuevos nombres para las listas de asesinatos.

Ninguna de esas reglas se aplica a la campaña de drones de la CIA en Pakistán, que comenzó bajo el presidente George W. Bush. Se espera que la agencia dé aviso anticipado sobre los ataques al embajador de EE.UU. en Pakistán. Pero en la práctica, dijeron los funcionarios, la agencia ejerce un control casi completo sobre los nombres de su lista de objetivos y en las decisiones sobre ataques.

La imposición de los estándares del “libro de jugadas” a la campaña de la CIA en Pakistán llevaría probablemente a una fuerte reducción del número de ataques mientras Obama se prepara para anunciar una disminución de las fuerzas de EE.UU. en Afganistán que dejaría solo 2.500 soldados en el lugar después de 2014.

Los funcionarios dijeron que las preocupaciones sobre la exención de la CIA fueron aquietadas en cierta medida por la decisión de Obama de nombrar a Brennan, el principal autor del manual, para que dirija la CIA.

Brennan pasó 25 años en la agencia antes de servir como consejero jefe de contraterrorismo de Obama durante los últimos cuatro años. Durante ese período en la Casa Blanca, dirigió esfuerzos para imponer un estudio más riguroso de las operaciones de asesinatos selectivos. Pero también dirigió una mayor expansión en la cantidad de ataques.

El exfuncionario del gobierno dijo que es probable que los funcionarios de la CIA estén “bastante dispuestos, bastante ansiosos de acoger” el “libro de jugadas” desarrollado por su presunto futuro director. “Es su obra”.

La audiencia de confirmación de Brennan ante el Comité de Inteligencia del Senado está programada para el 7 de febrero.

Peter Finn contribuyó a este informe.

Fuente: http://www.washingtonpost.com/world/national-security/cia-drone-strikes-will-get-pass-in-counterterrorism-playbook-officials-say/2013/01/19/ca169a20-618d-11e2-9940-6fc488f3fecd_story_2.html


“En el prólogo de un libro similar a éste —una compilación de textos al cumplirse veinticinco años de la muerte en combate del presidente Salvador Allende— la que fue su jefa de Prensa, la destacada perio- dista Frida Modak, analizó el porqué del odio cerril con que la dicta- dura fascista quería “sepultar al hombre al que, a pesar de todo, no podían terminar de matar”. La explicación, dijo, la proporcionó sin ambages Nathaniel Davis, embajador norteamericano en Chile en esa época, en las primeras páginas de su libro titulado Los dos últi- mos años del gobierno de Salvador Allende. Allí, el diplomático se- ñaló que para su país el triunfo de Allende en 1970 era más peligroso que la existencia de la Revolución Cubana. Este expositor no hizo más que conceptualizar lo que su jefe, el entonces todopoderoso se- cretario de Estado, Henry Kissinger, emprendió desde el momento en que la victoria de la Unidad Popular parecía un hecho: reunió en Washington al Comité de los Cuarenta para diseñar una estrategia que incluyó caos económico, acciones paramilitares, ofensiva de pro- paganda, financiamiento a sectores derechistas y división e infiltra- ción dentro de la izquierda. En ese plan la CIA, según reconoció su ex-director, Richard Helms, fue autorizada a emplear cuatrocientos mil dólares para financiar a diversos medios de comunicación chile- nos, entre ellos al “imparcial” periódico El Mercurio.

La historia se repite y los métodos son idénticos a los que inaugu- ró el nazifascismo en la década de los años treintas: las campañas mediáticas, la manipulación de los espíritus, las mentiras reiteradas hasta que se convierten en una “verdad”, la subversión clandestina y la guerra abierta. El 11 de septiembre en Chile llevó en nuestros días a otro 11, aunque esta vez de abril, al golpe de Estado en Venezuela contra el presidente Hugo Chávez, y en el espejo del golpista Carmona se reflejó con nitidez la faz pinochetista. “Un crimen perfecto”, dijo el politólogo y director de Le Monde Diplomatique, Ignacio Ramonet, en un artículo en el que analizó que el espíritu de la “Operación Cón- dor”, que durante los años 1970 y 1980 consolidó las dictaduras en América del Sur, parecía que estaba condenado. “Después del 11 de septiembre del 2001, el espíritu guerrero que sopla sobre Washington –afirmó— parece haber abandonado esos escrúpulos.” El grupo
nazifascista en el poder –Rumsfeld/Cheney/Bush, para sólo mencio- nar a sus mayores exponentes— no dirige sus apetitos a un solo país y ahora manifiesta su potencia frente al mundo: “Quien no está con no- sotros, está con los terroristas” y se realizarán ataques “preventivos” en “cualquier oscuro rincón” del universo. Para esto basta con proferir las goebbelianas mentiras de Estado, como en el caso de las armas de destrucción masiva que justificaron la invasión al pueblo iraquí, y la fundamentalista y descabellada lista de países que, para los Estados Unidos, configuran el “eje del mal”. Los hechos les dan la razón a Ramonet y a tantos analistas de diversas procedencias que confirma- ron los mismos puntos de vista: los dos 11 de septiembre están hoy unidos por un mismo cordón umbilical, son siameses. Así se reflejó incluso en la película “11-09-01”, del francés Alain Brigand, quien convocó a once realizadores de distintos países para que esgrimieran sus pensamientos e imágenes sobre los nefastos sucesos de las Torres Gemelas. Las palmas se las llevó el británico Ken Loach, con una historia que se calificó como incómoda: un músico chileno, Wladimir Vega, dirige sus condolencias a una de las familias víctimas de aquel atentado terrorista, pero asimismo se duele del golpe genocida del ‘73 en su Chile contra el gobierno legalmente constituido.

Los textos que siguen a continuación —en esta obra publicada por el Instituto Cubano del Libro ante los treinta años del golpe de Estado en Chile— son, a la vez, memoria y actualidad, recordatorio históri- co y advertencia analítica para las amenazas nazifascista de hoy.”

JORGE TIMOSSI
Coordinador

Sobre los autores del libro:

JORGE TIMOSSI. Periodista y escritor. Premio Nacional de Periodismo “José Martí”. Su libro, Grandes alamedas. El combate del presidente Allende, se publicó en Cuba en dos ediciones de 150 000 ejem- plares cada una, y en el exterior lo ha sido en ocho idiomas. Fue corresponsal de la agencia de noticias Prensa Latina durante los tres años del gobierno de la Unidad Popular en Chile, y testimonió sobre el golpe de Estado fascista de 1973 en ese país.

GREGORIO SELSER. Destacado periodista y escritor argentino, ya falleci- do. Autor de numerosos libros, entre ellos sobresale Salvador Allende y Estados Unidos: la CIA y el golpe de Estado militar de 1973. ISABEL JARAMILLO EDWARDS. Chilena, Doctora en Ciencias Históricas por la Universidad de La Habana e Investigadora Titular en el Centro de Estudios sobre América (CEA). Trabajos suyos han sido publica- dos en Cuadernos de Nuestra América (Cuba); Temas (Cuba); Fuer- zas Armadas y Sociedad (Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, Chile), y Papeles de Cuestiones Internacionales (Centro de Investigaciones para la Paz, Madrid, España). Ha sido Académica Vi- sitante en las universidades norteamericanas American, Rutgers, Flo- rida International, Georgetown, Harvard y North Carolina, y en la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), en Chile. Fue funcionaria de la Secretaría Privada de la Presidencia de la Repú- blica de Chile durante el gobierno de la Unidad Popular, presidido por Salvador Allende.

LISANDRO OTERO. Periodista y escritor. Premio Nacional de Literatu- ra. Destacado novelista, ha sido ganador de varios premios y distin- ciones por su obra, y publicado ampliamente tanto en Cuba como en el exterior. Fue consejero cultural en la Embajada de Cuba en Chile durante el gobierno de la Unidad Popular.


En el Paso, Texas, se lleva a cabo el juicio contra Luis Posada Carriles, pero no por terrorista, sino por mentiroso.
Uno tras otro leo los reportajes de José Pertierra acerca de las sesiones del juico y lo que hago es entristecerme. Por varias razones, algunas como cubana y otras como persona que vive en este mundo:

– como cubana: porque muchos hermanos cubanos y latinoamericanos han muerto, han sido mutilados, torturados o vejados por este ex agente de la CIA (nacido en Cuba, pero créanme, no es cubano)

– pero no solo latinoamericanos, murió en un hotel cubano Fabio di Celmo, por una bomba de la cual este hombre reconoció ser el autor intelectual y organizador

– como persona preocupada por mi entorno, me entristece que el sistema judicial en el país más poderoso de este mundo, sea un circo, donde se burle la decencia humana, donde se ignoran evidencias, donde se politiza el juicio con una Cuba desvirtuada por los ojos de quienes la odian

Si leen las noticias que Pertierra nos trae, se darán cuenta que lo planteado no es sin fundamento, pero al menos las declaraciones de Otto Reich fueron claramente insultantes, luego de catalogarse como experto en el tema Cuba, dice a Reardon (el fiscal)

“””
“Los agentes de nuestro FBI y CIA son personas decentes que obedecen a las leyes y a las reglas de conducta humana. Los funcionarios del DGI cubano no. Ellos secuestran a las personas y hasta los asesinan.”
(…)
“Señor Reardon”, explicó Reich como si estuviera impartiendo una cátedra en relaciones internacionales, “la violencia es parte de la cultura cubana”
“””

Un supuesto “experto” sobre Cuba, el abogado de uno de los asesinos del diplomático chileno, Orlando Letelier, en Washington, D.C., dijo que en Cuba todo se grababa y que en los hoteles eso era “No tan diferente de todos lados que es en todos lados. Todo es grabado en todos lados en Cuba, de acuerdo a nuestra inteligencia”… al parecer se repite que lo que les falla es “su inteligencia”.

Por si fuera poco y por si a alguien le quedaran dudas, declara posteriormente que la causa por la que él aboga es:
““primero la libertad de Cuba, y segundo la seguridad de los Estados Unidos. Uno no puede ser un buen cubano, si no es un buen americano [refiriéndose a los estadounidenses y no a los habitantes del continente]”. Explicó que si existiera algún conflicto entre la libertad de Cuba y la seguridad de los Estados Unidos, él escogería lo último. “I am proud to be an American” [estoy orgulloso de ser un americano], declaró el testigo. No sé si los Estados Unidos está tan orgulloso de Ralph Fernández.”

El gobierno de Estados Unidos no solo practica abiertamente mediante la CIA asesinatos selectivos, sino que invade a los países que le place matando colateralmente a todos los civiles que se les pongan delante sin que pierdan el sueño. Al parecer Posada tiene que quien aprender, es hijo pródigo de la CIA, para Posada Fabio di Celmo fue una muerta colateral, como él dice… estuvo en el lugar equivocado, en el momento equivocado y que duerme como un bebé.


En honor

a las Marianas y los Maceos

RSS Cuba Debate

  • An error has occurred; the feed is probably down. Try again later.

Enter your email address to subscribe to this blog and receive notifications of new posts by email.

Join 297 other followers

October 2017
M T W T F S S
« Feb    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Blog Stats

  • 7,762 hits
%d bloggers like this: