mariana 4 cuba

Posts Tagged ‘terrorismo de estado


Entonces, qué pasa con estos actos?

 

La sonrisa de un asesino | Cubadebate.

 

La sonrisa de un asesino

 

 

balesPor David Alandete

 

Un nombre: sargento Robert Bales. Un lugar: Iraq. La batalla de Najaf, de 2007. Sus palabras, tras librarla: “Cuando comenzamos a limpiar la ciudad, empezamos también a sacar a la gente… Buscábamos a gente a la que pudiéramos ayudar, porque había mucha gente muerta a la que no podíamos ya ayudar, a éstos los dejábamos en un punto de recuento de cadáveres”. Vivió la guerra en su crudeza.

 

Su opinión de la batalla librada contra un grupo insurgente: “Nunca he estado tan orgulloso de ser parte de una unidad como aquel día, por el simple hecho de que discriminamos entre los tipos malos y los que no eran combatientes, y posteriormente acabamos ayudando a la gente que sólo tres o cuatro horas antes había tratado de matarnos. Creo que esa es la diferencia real entre ser americano y ser uno de los malos”.

 

Bales, de 38 años, es el sargento que abandonó su base en Afganistán el domingo pasado y mató a sangre fría a nueve niños y siete adultos, todos civiles, en dos pequeñas villas. Luego amontonó los cuerpos y trató de quemarlos. Finalmente se entregó a sus mandos, fue detenido y ayer llegó al centro de detención de la base militar de Fuerte Leavenworth.

 

Otro escenario. Agosto del año pasado. Desierto del Mojave, en California. Bales se entrena para ser destinado a Afganistán. Sería su primera misión allí, después de tres servicios en Iraq. Bales era sargento primero de la compañía Blackhorse, del tercer equipo de combate de brigada Stryker, segunda división de infantería del Ejército de Tierra.

 

En la base de Irwin, como en la de Quantico, aquí en la zona de Washington, hay pequeñas reconstrucciones de villas afganas, pobladas con actores a los que se les paga por hablar en su idioma y vestirse con las prendas que lucirían en su país de origen. A los soldados se les enseña allí a relacionarse con los civiles: sus ritos, costumbres, protocolos.

 

Bales llegó a la pequeña ciudad ficticia, bautizada como Jahel Dar Lab-e. Se acercó a un líder tribal, que estaba a la puerta de su casa. “¿Cómo le afecta la seguridad a su familia?”, le preguntó. “Mucho mejor que ayer”, le respondió el líder. Ese sería su trabajo, bajo los nuevos designios de la cúpula militar: ayudar a los civiles, velar por su seguridad, para poder dejarles en control de su país cuando acabe la guerra, en 2014.

 

Siete meses después, Bales masacraría a casi toda una familia mientras dormía. Con sus actos, que ahora investiga el Pentágono, prendió de nuevo el antiamericanismo en Afganistán, y puso la misión bélica allí al borde del colapso. Fue la brutalidad añadida a un rosario de ofensas ya enquistadas: los escuadrones de la muerte, los marines orinando sobre cadáveres y los coranes incendiados.

 

Ahora que Bales está en Leavenworth, a la espera de consejo de guerra, el Ejército ha decidido revelar su nombre. En sus archivos hay dos artículos en los que se le menciona, y de los que he extraído la información en este post. En las fotos adjuntas a esos textos se muestra al sargento, sonriente, en consonancia con ese carácter “afable” que describía su abogado en conferencia de prensa el viernes. Al ver cómo esas imágenes se multiplicaban en la Red, el Pentágono ha censurado los textos. He podido recuperar uno, que se puede descargar aquí, y he encontrado una copia de otro, en este enlace.

 

(Tomado del blog de El País, Barras y Estrellas)

 

Versión para Imprimir


 

 

 

Los Cubanos nunca olvidaremos a:

  • las víctimas del terrorismo de Estado => como las víctimas del crimen de Bárbados
  • las víctimas de cualquier tipo de terrorismo
  • las familias, amigos y sociedad en general de las víctimas
  • aquellos que nos protegen del terrorismo, sacrificando su vida (y a veces muriendo por ello) => como nuestros 5 héroes

Y no olvidaremos tampoco aquellos Estados (gobiernos, no sus pueblos) que lo practican, que lo promueben, que lo patrocinan, que lo permiten

  • Estados Unidos de América
  • Israel
  • Inglaterra
  • Alemania
  • Francia
  • España
  • y sus otros secuaces de la OTAN y la Unión Europea pues tanta culpa tiene el que mata la vaca como el que la aguanta la pata.

Nota: Si Estados Unidos tiene su lista por qué yo no?

Los dejo con este escrito de Benedetti:

 

Mario Benedetti: “Posada Carriles no es un exiliado común, es un asesino” | Cubadebate.

 

4 JUNIO 2005. MENSAJES AL ENCUENTRO INTERNACIONAL CONTRA EL TERRORISMO

Montevideo, 28 de mayo, 2005.

Me solidarizo totalmente con la actitud asumida por Cuba y Venezuela reclamando del gobierno de Estados Unidos la extradición de Luis Posada Carriles, autor de la voladura del avión de Cubana de Aviación y otros atentados. Es obvio que no se trata de un exiliado común sino de un asesino y si el gobierno de Estados Unidos decidiera darle asilo se convertiría automáticamente en un aliado de ese crimen.

Mario Benedetti
Uruguay

Los ciclos de la CIA*

En ocasión del atentado terrorista contra un avión civil cubano en que murieron 73 personas, Mario Benedetti publicó este artículo en la Revista Casa de las Américas, que reproducimos aquí al cumplirse este 6 de octubre 35 años de aquellos hechos.

Hace ya varios días que Henry Kissinger desmintió enfáticamente que el gobierno norteamericano haya tenido intervención en el desastre del avión cubano que costó la vida a 73 personas. Confiable o no, tal declaración era, sin embargo, bastante previsible.

La historia contemporánea enseña que los portavoces oficiales norteamericanos nunca reconocen ni admiten de inmediato su propia intervención, como si quisieran dar a entender que la CIA actúa por cuenta propia, sin consultar siquiera a la Casa Blanca. Por lo común transcurren varios años antes de que algún sagaz periodista del Washington Post o del New York Times, publique la previsible y sensacional serie de artículos, denunciando la participación de la Agencia Central de Inteligencia en tal o cual atentato (exitoso o fatídico) o en tal o cual golpe militar (generalmente exitoso). Sólo entonces aparecen los no menos previsibles senadores de la oposición (demócratas, si el gobierno es republicano; republicanos, si el gobierno es demócrata) que, haciéndose eco de las denuncias periodísticas, promueven una exhaustiva investigación, que por supuesto va a demostrar con pelos y señales, y también con grabaciones y fotografías, la culpabilidad de la famosa Agencia.

Una vez alcanzado ese punto de ebullición, es fácil incluir en el horóscopo el capítulo subsistente: aparecerán como por encanto comentaristas internacionales, periodistas de nota, locutores de radio y televisión, premios Nobel, escritores de la OEA, todos los cuales echarán a vuelo sus campanas para elogiar hasta las lágrimas la vigencia del derecho en el sistema democrático de los Estados Unidos, capaz de detectar en sí mismo sus transgresiones, sus trampas, sus mentiras, sus crímenes, y, como si eso fuera poco, nombrando a los culpables por sus nombres y seudónimos. Y cuanto más repugnante haya sido el crimen del pasado, más merirtorio y paradigmático se vuelve el arrepentimiento del presente. Con semejante puntillazo final, y aunque ninguna de esas esplendorosas virtudes sirva para que los asesinados resuciten, el terreno queda listo para empezar a preparar la próxima eliminación de dirigentes de izquierda, el próximo estallido de un avión de pasajeros, el próximo atentado a embajadas del tercer mundo, y así sucesivamente. Como es lógico, cuando alguno de esos planificados nuevos golpes de la CIA se produzcan, ya saldrá el Dr. Kissinger (o quien lo sustituya) a negar enfáticamente la participación de su gobierno, y sólo tres años después un periodista avezado descubrirá por fin que efectivamente fue la CIA la inspiradora del crimen, y aparecerán senadores de la oposición que etc., etc.

Es probable que este ciclo histórico no nos traiga el recuerdo del esquema de Toynbee, pero si el del cuento del pastor mentiroso. No importa que en esta variante el mentiroso sea el lobo. Así, si el Dr. Kissinger dijera la verdad (todo es posible en la dimensión desconocida), tenemos el derecho de no creerle. Los asesinatos de Mossadegh, Lumumba, Schneider (con una participación de la CIA que en su momento fue negada enfáticamente por Washington, y vergonzantemente admitida unos años más tarde) autorizan la desconfianza. Sin embargo, en esta ocasión hay un elemento adicional, al que no prestaron atención las declaraciones de Kissinger. En el discurso del 15 de octubre, pronunciado frente a un millón de cubanos en la Plaza de la Revolución, el primer ministro Fidel Castro reveló los textos de varios mensajes en clave enviados últimamente por la CIA a uno de sus presuntos agentes en La Habana, y agregó que dicho “agente”, durante la friolera de diez años, había comunicado al gobierno revolucionario todos los mensajes recibidos. Frente a los textos, la intención de los mensajes no admite dudas: otra vez anda la CIA en la planificación de nuevos atentados contra los dirigentes cubanos. La minuciosidad con que fueron transcritos los mensajes, más la concreta referencia a que el presunto espía debía colocar un micrófono en el despacho de una figura tan relevante y tan cercana al primer ministro como Osmany Cienfuegos, quizás haya permitido al gobierno norteamericano -antes o después de la enfática negación- comprobar la veracidad de la denuncia.

En el estilo de una diplomacia tan avezada como la de Washington, un acto político de esta naturaleza y de esta gravedad debe tener una explicación coherente. Sólo un ingenuo incurable podría suponer que en realidad existen, entre la CIA y el gobierno norteamericano, tantas contradicciones como señalan algunos expertos. Desde su creación misma, un organismo como la Agencia Central de Inteligencia existe lógicamente para servir al sistema. Téngase en cuenta, además, que el capitalismo norteamericano se ha visto obligado a retroceder en dos continentes: Asia y África. Las derrotas en Vietnam y en Angola han tenido una importancia que sobrepasa su significado estrictamente militar, que no es poco. Ha sido sobre todo una derrota de influencias. Sin perjuicio de que aún quedan, en África y Asia, virtuales enclaves de los Estados Unidos, es innegable que la América Latina (pese a la irreversible presencia de la Revolución cubana y a la política independiente que procuran desarrollar otros países del área) sigue siendo su principal zona de influencia económica y militar. A partir del pinochetazo, las fórmulas subsidiarias de la Alianza para el Progreso han sido remplazadas por el facismo dependiente, y no es necesario recurrir a conjeturas o presunciones para saber que Washington es el principal sostén de ese facismo y sus expresiones “naturales” la tortura, la represión indiscriminada, la violación de derechos humanos. Si el Pentágono convierte, con eficacia y regularidad, a miles de oficiales latinoamericanos en refinados expertos en tortura, ¿por qué va a ser increíble que la CIA prepare y ejecute atentados contra figuras aglutinantes de la izquierda continental, o que haga explotar en vuelo aviones de pasajeros? Es coherente que, con esas criminales intervenciones, la CIA sirva a los sagrados intereses del sistema.

La repulsa internacional al sabotaje aéreo del 6 de octubre, implica para los Estados Unidos un tremendo precio político, y no es descabellado pensar que tendrá alguna influencia en las elecciones norteamericanas del 2 de diciembre. Seguramente será (el presidente norteamericano Gerald) Ford quien verás más dañada su imagen con ese dato imborrable, ya que después de todo el presidente es el responsable de las luces y las sombras de su administración. Lo cierto que en la estructura misma de la CIA hay una inhumana concepción del mundo, que convierte a setentitrés hombres y mujeres en menos objetos desechables. Pero también hay que reconocer que esa concepción no es patrimonio exclusivo de la CIA, siniestro fénix que siempre renace, no de las cenizas propias, sino de las cenizas de sus víctimas. Esa concepción corresponde más bien al sistema que hace posible la CIA. Y esto lo sabe, mejor que nadie, el mismísimo Dr. Kissinger, entre otras cosas porque tanto sus enfáticas negaciones como los innegables crímenes de la CIA, con bisagras complementarias del mismo y despiadado mecanismo.

* Con motivo de la nueva y salvaje agresión yanqui contra Cuba, de resultas de la cual un avión de Cubana de Aviación fue destruido en pleno vuelo sobre el mar Caribe, el pasado 6 de octubre, el compañero Mario Benedetti publicó el artículo que aquí reproducimos, con carácter emergente.

Tomado de Casa de las Américas Número 99


Coincido con el autor, las razones por las cuales están en contra de la guerra no contemplan el asesinato de civiles en otras naciones, ni el reconocimiento que esas guerras de conquistas como Terrorismo de Estado, pero al menos están en contra de la guerra.

 

Alcaldes estadounidenses se pronuncian contra los bombardeos | Cubadebate.

 

Por Manuel E. Yepe

Los alcaldes de las mayores ciudades de Estados Unidos se reunieron en Baltimore a fines de junio para acordar políticas públicas aplicables en sus grandes urbes, donde viven miles de millones de personas cuya seguridad y bienestar dependen de los servicios municipales. Mientras el Congreso Federal en Washington debatía la asignación adicional de 118 mil millones de dólares para gastos en las guerras proyectadas para el 2012, los alcaldes trataban estos temas, mucho más cercanos a los intereses de sus poblaciones.

En su sesión plenaria el 20 de junio, tras animado debate sobre cuan fuerte debía ser el lenguaje a usar para expresar su apoyo a las tropas y sus familias, así como acerca la manera de presentar el asunto de manera que el Presidente Obama parezca el beneficiario principal de aquello que ellos reclaman, los alcaldes votaron una petición instando al Gobierno federal a suspender o reducir de manera muy significativa las asignaciones para guerras y traer ese dinero a casa.

“La Conferencia de alcaldes de Estados Unidos llama al Congreso Federal a que dedique estos dólares de guerra a satisfacer las necesidades vitales humanas, promover la creación de empleos, reconstruir nuestra infraestructura, ayudar a los municipios y a los gobiernos estaduales, y desarrollar una nueva economía basada en la energía renovable y sostenible”, dice la resolución, luego de citar los 126 mil millones de dólares anuales y la muerte de más de 6.000 soldados que cuestan esas guerras.

Nadie podría garantizar que esta demanda de los alcaldes haya pesado en la decisión del Ejecutivo estadounidense de retirar un número significativo de fuerzas de combate de Afganistán, junto a los evidentes objetivos electorales.

Una resolución de este tipo de los alcaldes tiene precedentes, el más antiguo en1932, cuando los alcaldes de grandes ciudades se reunieron en Detroit a considerar qué podía hacerse para sacar a sus turbulentas ciudades de las profundidades de la gran depresión. El New Deal de Franklyn D. Roosevelt tomó en cuenta muchas de sus ideas y desde entonces los alcaldes se reúnen anualmente. Fue hace dos años que una coalición de ciudadanos alarmados por las interminables guerras y el catastrófico déficit presupuestario acuñó el lema “traer nuestros dólares de guerra de vuelta a casa” en una Conferencia de Alcaldes efectuada en Winthrop, Maine.

La campaña en ese estado despegó el día de Martin Luther King Jr. (tercer lunes de enero) en 2010, y rápidamente se extendió, auspiciada por el CODEPINK, un movimiento pacifista de mujeres. En varios lugares del norteño estado de Maine se adoptaron entonces resoluciones clamando por “traer los dólares de guerra de vuelta a casa” mientras en el Congreso continuaba aprobando proyectos de leyes complementarias para financiar las guerras. Los representantes de Maine en la Cámara, Mike Michaud y Chellie Pingree, ambos demócratas, desafiando las orientaciones de su Partido, votaron contra esas medidas, argumentando que afectan la economía de Maine y provocan recortes presupuestales para la educación, la salud, la vivienda y la capacitación laboral.

Kitty Piercy, alcaldesa de Eugene, Oregon, al presentar la resolución de los alcaldes, afirmó que éstos” llaman al país a iniciar el viaje de reconversión de los dólares guerra en dólares de la paz, traer a nuestros seres queridos de vuelta y dedicar los recursos nacionales a la seguridad y prosperidad aquí en casa”.

Sobre cómo se hará cumplir esta resolución no vinculante, los alcaldes afirman que eso será tarea del pueblo, pretendiendo que fue la presión popular contra la asignación de fondos para la guerra lo que condujo al fin de la presencia militar de Estados Unidos en Vietnam exigida por los alcaldes en1971 y no una derrota militar. Las enormes ganancias de los fabricantes de armas son la razón de más peso para esas guerras de cambiantes metas y vagos objetivos que se prolongan indefinidamente, observan los alcaldes.

El Presidente Obama dijo durante su campaña presidencial que él no está contra todas las guerras, sólo contra las que son guerras estúpidas. Pero hacer quebrar al país manteniendo más de 800 bases militares en el extranjero, y dejar caer bombas que cuestan un millón de dólares cada una (equivalente de los sueldos anuales de 25 profesores), podría ser en el siglo XXI la definición de guerras estúpidas, dicen los alcaldes.

“Si el Presidente ha olvidado que Afganistán es conocido como el cementerio de los imperios, la gente no. Sus alcaldes ahora se unen al coro de los que llaman al Gobierno Federal a terminar las guerras interminables y traer los dólares de guerra de vuelta a casa”, demandó Lisa Savage, Coordinadora de CODEPINK en Maine y activa organizadora de la campaña “Bring our War Dollars Home” en articulo de cuyos datos me he servido, divulgado por la Red Global contra las armas y el poder nuclear en el espacio (Global Network Against Weapons & Nuclear Power in Space).

Puede verse que los argumentos para rechazar las guerras no tienen mucho de filantrópicos pero, en las circunstancias actuales y por egoístas que sean, contribuyen a la causa de la paz.


En honor

a las Marianas y los Maceos

RSS Cuba Debate

  • An error has occurred; the feed is probably down. Try again later.

Enter your email address to subscribe to this blog and receive notifications of new posts by email.

Join 297 other followers

October 2017
M T W T F S S
« Feb    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Blog Stats

  • 7,761 hits
%d bloggers like this: